Recomiendo activamente leer la siguiente entrevista a Yoani Sánchez, publicada en Rebelion. La ha realizado un periodista francés especialista en las relaciones entre Cuba y Estados Unidos y que demuestra una gran profesionalidad a la hora de formular las preguntas. Un periodismo muy alejado del que estamos acostumbrados en España, tan servicial y complaciente con los entrevistados y, por lo tanto, con la verdad.

Como es bien sabido, Yoani Sánchez es una blogera cubana muy reconocida internacionalmente por su activismo contra el gobierno de su país. Tanto que ha recibido numerosos y muy valiosos (económicamente) premios por su labor. Según muchos se ha convertido en un símbolo de la rebelión cívica ante cualquier tipo de dictadura, a la par que su caso revelaría todas las ventajas que Internet ofrece para la consecución de la libertad.

A mi modo de ver, sin embargo, es su posición política, y su funcionalidad para el sistema capitalista en general y para la oposición cubana en particular, la que explica su enorme influencia mundial. Toda su actividad está siendo instrumentalizada de acuerdo a los intereses de los grandes perjudicados por la existencia de un sistema político-económico como el cubano. Y en esa relación los medios de comunicación están jugando un papel extremadamente crucial, configurando la opinión pública a partir de información absolutamente sesgada y, en muchos casos, directamente falsa.

La última vez que Yoani Sánchez saltó a los medios de comunicación fue a razón de una supuesta agresión que habría sufrido en Cuba. Según su versión, agentes cubanos la habrían secuestrado y golpeado fuertemente por su posición política. Tanto los medios como muchos blogs se hicieron eco inmediato de aquello, aprovechando de nuevo para reclamar el “fin de la dictadura”. Otros sectores, por el contrario, mantuvimos mayor cautela y esperamos a ver qué otras versiones se presentaban, esperando con ello ponderar adecuadamente.

La entrevista, como es lógico, no revela la verdad de aquel caso. Sin embargo, sí revela ciertas contradicciones en las que incide la blogera cubana, además de una ambigüedad bastante sospechosa. Cuando menos, la entrevista sirve para desmitificar ese producto llamado Yoani Sánchez. Esa blogera que, como otras veces hemos denunciado (¡y en la entrevista se percibe magníficamente!), acusa a Cuba de censura y falta de libertad de prensa mientras ella, que vive en Cuba, puede escribir perfectamente en contra del gobierno textos que que son traducidos a 18 idiomas. A este respecto, dejo un brevísimo extracto:

Salim Lamrani: ¿Es decir?

Yoani Sánchez: Que nuestra conversación puede ser considerada como un delito y que puede incurrir en una pena de hasta 15 años de prisión.

SL: Perdone, ¿el hecho de que yo la entreviste puede llevarla a la cárcel?

YS: ¡Por supuesto!

SL: No tengo la impresión de que eso la preocupe mucho ya que me está concediendo una entrevista en plena tarde, en el vestíbulo de un hotel del centro de La Habana Vieja.

YS: No estoy preocupada. Esta ley estipula que toda persona que denuncia las violaciones de los derechos humanos en Cuba colabora con las sanciones económicas, pues Washington justifica la imposición de las sanciones contra Cuba a causa de la violación de los derechos humanos.

SL: Si no me equivoco, la ley 88 se aprobó en 1996 para responder a la ley Helms-Burton y sanciona sobre todo a las personas que colaboren con la aplicación de esta legislación en Cuba, por ejemplo proporcionando información a Washington sobre los inversionistas extranjeros en Cuba para que éstos sean perseguidos ante los tribunales estadounidenses. Que yo sepa, nadie ha sido condenado por eso, hasta ahora. Hablemos de libertad de expresión. Usted tiene cierta libertad de tono en su blog. Está siendo entrevistada en plena tarde en un hotel. ¿No ve una contradicción entre el hecho de afirmar que no hay ninguna libertad de expresión en Cuba y la realidad de sus escritos y sus actividades que demuestran lo contrario?

YS: Sí, pero no se puede consultar desde Cuba porque está bloqueado.

SL: Le puedo asegurar que lo consulté esta mañana antes de la entrevista, desde este hotel.

YS: Es posible, pero la mayor parte del tiempo está bloqueado. De todas formas, hoy día, no puedo tener el menor espacio en la prensa cubana, mientras que soy una persona moderada, ni en la radio, ni en la televisión

SL: Pero puede publicar lo que le de la gana en su blog.

YS: Pero no puedo publicar una sola palabra en la prensa cubana.

SL: En Francia, que es una democracia, amplios sectores de la población no tienen ningún espacio en los medias ya que la mayoría pertenecen a grupos económicos y financieros privados.

YS: Sí, pero es diferente.