Repasando las tasas de feminización del profesorado andaluz y español me he encontrado con una “curiosidad” que quisiera compartir. Resulta que la amplia mayoría de los profesores tanto en Andalucía como en España son mujeres. Así, en España hay más de cuatro profesoras por cada profesor en educación primaria, más de dos profesoras por cada profesor en educación secundaria, y también más de cuatro profesoras por cada profesor en educación especial. La extraordinaria excepción está en la enseñanza universitaria, en la que ocurre al revés y hay prácticamente dos hombres por cada mujer.

Y si hay algo que diferencia a todos esos tipos de enseñanza es la forma en la que se accede al mismo como profesor. Mientras en la educación no universitaria el acceso es a través de méritos (oposiciones y puntos, por simplificar), en la universidad el proceso es bastante más oscuro. La pregunta es, ¿no habrá algún tipo de mecanismo cultural que obstaculice el acceso de las mujeres como profesoras a las universidades?

La pregunta no es una tontería, porque algunos podrían considerar que lo que ocurre es sencillamente que las mujeres no están lo suficientemente formadas para acceder a esos puestos que son los de mayor cualificación. Sin embargo, los datos revelan que en realidad es al revés. Desde hace más de quince años, desde los que se recogen estadísticas, las mujeres son las que más terminan la universidad y también las que más se matriculan en programas de tercer ciclo (que son los que permiten tener el título de doctor).

Por lo tanto la pregunta es perfectamente pertinente.

* El índice de feminización cuantifica el número de profesoras por cada cien profesores. Un índice de 100 indica que hay una profesora por cada profesor.