La ex-ministra “socialista” Elena Salgado ha sido fichada por la multinacional Endesa, según comenta ElMundo. Y que se suma al hecho de que el ministro “popular” Guindos cobrará en Endesa en 2011 un total de 368.000 euros. Nada nuevo, pero que se suma a un conjunto de pruebas que demuestran que las grandes empresas fichan a estos políticos no por sus habilidades sino por sus influencias en la administración pública. Ya hemos hablado de ello en este blog en numerosas ocasiones, así que me limito a poner tres enlaces internos que considero fundamentales.

La élite social en el capitalismo: “[…] Por eso es perfectamente conveniente hablar de élite social en el capitalismo. Son estas personas las que utilizan sus contactos en la administración pública, en otras empresas privadas, en empresas públicas, en las instituciones reguladoras, conformando un amplísimo lobby que, por otra parte, está muy bien pagado”.

El Mendigo habla: “[…] Es nuestra misión revelar este estado de las cosas que permanece quasi-oculto. Tenemos no sólo la misión de desnudar al capitalismo, sino también de mostrarlo en su cínica impureza. Sólo así conseguiremos que la gente abandone sus prejuicios nacionalistas y su también inculcado pasotismo y dirija su rabia ante el sistema que lo oprime de tantas formas diferentes”.

El capitalismo de rostro feudal: “[…] Hoy Público ha publicado la siguiente noticia: La nobleza se sienta en la mitad de los consejos del Ibex. Parece, al fin y al cabo, que aquél símil era menos símil y más descripción”.